La donación de óvulos es la técnica adecuada para conseguir un embarazo cuando la mujer no tiene ovarios o bien si su función es nula o muy defectuosa. Tambien en algunos casos de portadoras de enfermedades genéticas graves que impiden utilizar sus propios óvulos.

De esta manera es posible conseguir un embarazo en mujeres sin ovarios o menopáusicas. Es imprescindible tener útero.

La donante que proporciona ovócitos a una mujer estéril se debe someter a un proceso de estimulación hormonal. Una vez los folículos son maduros, se extraen los óvulos mediante una punció y aspiración folicular bajo control ecográfico.  Estos óvulos son inseminados con el esperma del marido.

Entre 16 y 20 horas tras la inseminación se observa si el óvulo ha sido fecundado. Los embriones se transfieren a la mujer dos o tres días después si se dividen y evolucionan correctamente. Los embriones también pueden ser congelados para transferirlos posteriormente.

Si el marido también fuera estéril, se puede recurrir a un banco de semen consiguiendo el embrión mediante óvulo y esperma de donante, o bien recurrir a la donación de un embrión de otra pareja. El embrión es la unión entre la celula femenina, óvulo, y la celula masculina, espermatozoide.

La donante de óvulos no necesita ser hospitalizada, si no que los óvulos son extraídos vaginalmente con una anestesia suave y de corta duración.

Las donaciones siempre son anónimas, sin que se sepa por parte de la receptora la identidad de la donante, ni a la inversa.